Postboda en L'Empordà

Esta fue mi segunda sesión con una pareja asiática, pero a diferencia de la primera, esta vez escogieron la zona de Begur y alrededores, en el Baix Empordà. 
Unos días antes de la sesión, trazamos una pequeña ruta entre los pueblos tan bonitos que hay en esa zona, intentando combinar pueblos costeros con pueblos del interior.

La jornada empezó a las 8 a.m. en su hotel. Allí la maquilladora les daba los últimos retoques antes de empezar una sesión que se iba a alargar hasta las 19 p.m.

Igual que con la otra pareja asiática, con la que también estuve casi un día entero, fue una sesión tan tranquila y gratificante como agotadora al final del día. Con la brutal diferencia que supone el hecho de fotografiar en un entorno tan agradecido, entre semana y fuera de temporada.

Al final creo que hice tanto de guía turístico como de fotógrafo. Es una zona que conozco muy bien. No en vano fue mi zona de veraneo desde los 18 años, cuando mi madre se fue a vivir a Begur.

Y me encantó. La paz, la tranquilidad, el volver a recorrer paisajes y pueblos a los que hacía tiempo que no volvía. Y las caras de ellos. ¡Qué regalo! Estaban realmente emocionados con cada lugar, con cada pueblo, con cada paisaje... Eran tan amables y agradecidos que sólo por eso ya valía la pena.

Al final de la sesión incluso me confesaron que cuando tuvieran un hijo volverían y haríamos una sesión familiar.

Recuerdo volver en coche en pleno atardecer, sin haber visto ninguna noticia, sin haber consultado ningún whatsapp, ni facebook, ni instagram, nada. Sólo paz. Hoy en día, una extraña y maravillosa sensación.

Aquí os dejo una pequeña galería con unas cuantas más...

Postboda en Barcelona

En realidad se trata de una sesión de preboda, pero realizada como si fuera una postboda. En Barcelona ciudad, eso sí.
Lo bueno de este tipo de sesiones es que se puede disponer de mucho tiempo para poder realizar unas imágenes de los novios que, en el día de la boda, resulta imposible porque todo va muy deprisa y programado. En general, en las bodas se suele disponer de entre 15-20 minutos para poder tener unas pocas imágenes de los novios en su gran día.

Esta sesión empezó a las 10 de la mañana y se alargó hasta las 19.30 de la tarde. Pero no estuvimos todo el tiempo fotografiando, claro. Se pierde mucho tiempo en llegar a un sitio, encontrar la localización y prepararse para fotografiar. Los sitios que ellos escogieron fueron: El Poble Espanyol, Las fuentes de Montjuic y entorno, la Catedral y una part del Gótico y, por último, el Turó de la Robira. Son únicamente cuatro localizaciones, pero nos llevó casi todo el día.

 Fotógrafo bodas Barcelona

El resultado es que estoy encantado con mi primera sesión dedicada a tiempo completo a una pareja muy entrañable en mi ciudad, Barcelona. Sí, fue agotadora, pero también muy agradecida. Y sorprendido por la cantidad de parejas con las que nos topamos en un lunes laborable que también fueron a estos sitios a fotografiarse.

 Wedding photographer Barcelona

Y saco notas muy positivas de esta experiencia que me servirán por si realizo una segunda sesión en Barcelona ciudad. Porque es cierto que gran parte de mis sesiones no son en la ciudad, sino a localizaciones cercanas, más tranquilas, a unos 30 minutos como mucho.


Pocos días después, tuve la ocasión de realizar el mismo concepto pero por la zona de Begur "y alrededores". Pero esto ya os lo contaré en otra entrada...